Habían pasado apenas unos minutos desde que finalizara la marcha del 24A y la gente aun estaba desconcentrando pacíficamente, cuando el dirigente social Juan Grabois los atacó duramente en la red social Twitter.

En una muestra más de que la intolerancia está a la orden del día, el dirigente de los movimientos sociales tuvo durísimas palabras con quienes este último sábado llegaron hasta la Plaza de Mayo para defender la República y brindar su apoyo al actual Presidente, Mauricio Macri.

Escribió Juan Grabois en la red social del pajarito “Me emociona que los argentinos que admiran a ese selecto club de garcas, hipócritas y fanfarrones con mucha plata, poder y medios, pero con poco cerebro y sin corazón sean tan poquitos y oxidados ¡No aflojemos que en diciembre se van!”

Durísimas palabras las del amigo del Papa, que muestran el grado de resentimiento y de inmadurez de parte de un dirigente que debiera dar el ejemplo y llamar a la unión de los argentinos, más allá de las diferencias políticas que pueden existir.

Pero Juan Grabois no se la llevó de arriba, y dicen que nada es gratis en este vida, porque en la mañana de este lunes el periodista Eduardo Feinmann le respondió con nivel y altura y lo hizo callar.

En el editorial de su ciclo Feinmann 910 (La Red), el periodista destacó la movilización y sostuvo que estuvo integrada por gente de todas las edades reunida en diversos puntos del país para “defender la República”.

“No había bolsas de comida, vales por plata ni colectivos anaranjados, no era un selecto club de garcas, como dijo Grabois”, señaló el periodista. Y agregó: “No hay peor garca que aquel que viva y usa a los pobres como usted, Grabois y como otros tantos que van al Ministerio de Desarrollo Social a pedir planes para manejarlos y quedarse con mucha guita”.

“Había miles y miles de argentinos con el corazón en la mano defendiendo lo que ellos creían que debían defender, la República y el presidente. ¿Dónde está lo malo?”, se preguntó Eduardo Feinmann en su programa de radio.

feinmann-radio-completa

Tras las contundentes dichos del periodista, el dirigente social Juan Grabois optó por el silencio. Tal vez porque se quedó sin argumentos para defender lo indefendible de sus dichos, o porque Eduardo Feinmann le terminó cerrando la boca.

Loading...