Mucha gente se sorprendió y mal cuando el lunes pasado el periodista Eduardo Feinmann critico con su dureza al actual gobierno de Mauricio Macri.

Y es que una vez conocidos los datos de las PASO, el periodista Eduardo Feinmann hizo una autocrítica y reconoció que “el cambio” era Alberto Fernández y no Mauricio Macri.

Inmediatamente sus seguidores entendieron en el cambio de opinión había algo más y se lo hicieron saber. Entonces en su programa de Radio el periodista se mostro muy molesto y aclaró sus dichos, y destacó que su límite sigue siendo Cristina.

Dijo Eduardo Feinmann “No me panquequée. Sigo defendiendo los valores de siempre, con cualquier gobierno. Mi límite siempre es Cristina”.

Agregando “Yo sé que hay mucha gente decepcionada conmigo porque fui muy duro con la gente del gobierno. Yo no me pasé al chori y a los 500 mangos”, reconoció y aclaró que su rechazo a Cristina se mantiene inalterable: “No veo a una Cristina buena, siempre va a ser mala, malísima, la presidenta más corrupta de la historia argentina. La quiero ver presa y tomar champagne del pico cuando la vea. No la quiero ver más”.

Por último, el periodista se refirió a cómo votó la ciudadanía en las últimas elecciones del domingo: “La verdad que el domingo el 47% de la gente la votó. A mí eso me da pena, pero es lo que hay. No puedo creer, sinceramente, que en este país se vote a una candidata con 12 procesamientos y siete pedidos de prisión. Me da pena, pero ocurrió”.

Quizás al 50% de los argentinos les gusta vivir con libertades limitadas, con cepo, con persecución a la prensa. Quizás a la gente le encanta, lo dijo en las urnas”, ironizó Eduardo Feinmann.

De esta forma el periodista dejó bien en claro su postura, y remarca que no se mandó una panquequeada, y además sigue pensando sobre la ex Presidenta, Cristina Kirchner que es una corrupta y que debería estar en la cárcel en lugar de ser candidata a vicepresidenta de la nación.

Loading...